Ramiro Maldonado

 

Parlamentario por el partido Socialdemócrata en el Congreso de los Diputados,  de profesión policía nacional

 

“La necesidad que sentía de luchar contra las injusticias me llevó a militar en un partido político…”

 

La autora me ha hecho un encargo que no sé si sabré realizar, soy una persona de acción y no me gusta demasiado escribir. Además, ya tengo bastante con la cantidad de informes que tengo que hacer como policía. Espero que este escrito no se parezca a un informe policial.

No creo que mi vida sea demasiado interesante como para hacer un recuento a estas alturas, aún soy joven y no he vivido lo suficiente. Quizás lo más importante es que mi trabajo de policía me ha hecho conocer desde muy pronto lo peor y lo menos recomendable de la sociedad. También las graves injusticias sociales que existen y que la mayoría no ve. Personas buenas y honradas abandonadas a su suerte, muchas veces desde su nacimiento, que intentan sobrevivir como pueden en un mundo injusto. Mi padre me enseñó desde pequeño que debemos luchar contra estas injusticias con la misma pasión que contra la delincuencia, mi padre es policía y siempre ha sido mi modelo. La necesidad que sentía de luchar contra las injusticias me llevó a militar en un partido político, y este último año, no sé muy bien cómo, he terminado en el Congreso de los Diputados como parlamentario.

La verdad es que el Parlamento es el lugar más aburrido del mundo y no creo que aguante más de una legislatura. Intento hacer lo mejor posible el trabajo que me han encomendado mis compañeros en la Comisión Constitucional del Congreso, y el resto del tiempo lo dedico echarle una mano a Héctor, el jefe de la escolta de Hortensia. No tiene un trabajo fácil, Hortensia no es de las que se deje proteger con facilidad y a veces se entretiene en darle esquinazo a la escolta y es ahí cuando yo puedo serle más útil a Héctor.

¿Qué os puedo decir de Hortensia? que es independiente, testaruda y divertida y que me enamoró desde el día que la conocí. Ha sido fiscal varios años y eso imprime carácter, así que está acostumbrada a llevar las riendas y el control de todo en su vida.

Es la primera mujer de la que me he enamorado de verdad y que me ha complicado la vida, porque Hortensia sigue enamorada de un antiguo novio y está tan pillada que aún no ha superado la ruptura con él, mejor dicho que él la dejase.

Según me contó Gaby, Hortensia atravesó una gran depresión meses antes de que yo la conociera. Cuando la conocí ya la había superado, pero no parece dispuesta a tener ninguna relación seria en el futuro. No sé si mi amor será un amor de esos sin esperanza, pero por ahora me conformo con ser amigo suyo y estar a su lado todo el tiempo posible, viendo como colecciona nuevos “novios” a un buen ritmo (hasta ahora de los que les he conocido ninguno le ha durado más de un mes), claro que yo también hago algo parecido, aunque no me gusta repetir con la misma mujer y prefiero las parejas de una noche.

Aunque los últimos días se la ve muy feliz y me temo que ha conocido a alguien que va a ser un rival más fuerte que los demás. Le he preguntado pero no ha querido soltar prenda, tampoco Héctor me ha contado nada, dice que le ha prometido a Hortensia guardar el secreto hasta que ella lo cuente.

Me temo que para saber quién es tendremos que irnos a la novela, os espero allí.

¿Quieres comprar la novela? ¡Hazlo desde aquí!

En papel o en digital ¡Tú eliges!

COMPRAR DODECAEDRO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR